Mi ruta por Galicia (Parte II)

[Viene de Mi Ruta por Galicia (Parte I)]

Playa de Rodas-Lunes, 27 de julio: este día lo dedicamos a visitar las Islas Cíes, que forman parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas. Son conocidas, ante todo, por su variedad de aves y por la Playa de Rodas, considerada por el diario británico The Guardian como la mejor playa del mundo.

Al preparar la visita a estas islas, hay que tener en cuenta que, desde hace unos años, es necesario pedir autorización, ya que, ante el elevado número de turistas que recibían, tuvieron que restringir el acceso. La solicitud de ese permiso se puede hacer a través de la web habilitada por la Xunta y debéis saber que, una vez que nos conceden la autorización y nos mandan nuestro localizador por email, disponemos de dos horas para comprar online el billete del barco que nos llevará a las Cíes. En el proceso de compra, nos solicitarán el número de pre-reserva que nos han dado para cada visitante.

Playa Rodas 2

Hay varias navieras que realizan el recorrido Vigo-Islas Cíes-Vigo, como Mar de Ons o Piratas de Nabia. Nosotras, por cuestiones de horario, elegimos la primera. Al realizar la compra, hay que seleccionar la hora de partida y de regreso. En nuestro caso, el billete de ida y vuelta nos salió por 18,50 € por persona.

Senderismo Cíes

Las Islas Cíes se merecen ellas solitas una entrada en el blog, y la escribiré, pero como queda recorrido por Galicia que contar, resumo diciendo que este archipiélago nos propone varias rutas de senderismo para conocerlo en profundidad, hay también un camping (si queremos hacer noche en las islas) y dos restaurantes donde probar productos frescos. En pocas palabras, es lo más parecido a esa idea de paraíso que tenemos en nuestra mente, o al menos, la que tengo yo en la mía: arena blanca fina, playas cristalinas, naturaleza en todo su esplendor…

20200727_122420

-Martes, 28 de julio: tras desayunar, dejamos nuestro hotel de Vigo y emprendemos un trayecto que concluirá en la localidad de Vilalba, en la provincia de Lugo, donde hemos reservado alojamiento para las dos noches siguientes. Como nos gusta hacer, por el camino conocemos nuevos lugares y, en esta ocasión, nos detenemos en Combarro, parroquia del municipio de Poio, en Pontevedra, famosa sobre todo por sus hórreos que miran al mar.

Combarro 1

Para visitarlo con tranquilidad, y teniendo en cuenta que es un pueblo muy turístico, recomendamos dejar el coche a la entrada, cuando veáis un hueco, porque las distancias no son largas y evitaréis tener que estar dando vueltas sin saber qué hacer con vuestro vehículo. Una vez que os olvidéis del coche, lo ideal es pasear por las calles de Combarro, cámara en mano, para no perder detalle de los hórreos de cualquier material y color, que encontraréis cada dos por tres.

Combarro 3

A la hora de comer, no faltan restaurantes y bares, muchos de ellos de lo más pintoresco, con terrazas que dan al mar. Con esas preciosas vistas, nosotras disfrutamos de un riquísimo pulpo a feira y unos mejillones en O Peirao de Rial.

Combarro 2

Encantadas con la visita, retomamos el camino y llegamos a Vilalba por la tarde. Nos alojamos en el Parador Nacional de Turismo (130 € la habitación doble por dos noches sin desayuno), que ocupa el impresionante Torreón de los Condes de Andrade y el edificio de piedra que se levanta junto a él. Algo más de 14.000 habitantes viven en esta tranquila localidad, que recibe a los peregrinos que toman el Camino del Norte hacia Santiago. Como curiosidad, presume de tener un árbol con nombre propio, la Pravia, que es un arce blanco situado a la entrada del pueblo.

-Miércoles, 29 de julio: día intenso que nos lleva a recorrer algunos de los lugares más mágicos del norte de Galicia. Empezamos visitando San Andrés de Teixido, una aldea de la parroquia de Régoa, en la provincia de La Coruña. Su ubicación, junto a los acantilados, le otorga una belleza especial y atrae a cientos de turistas que no quieren perderse las maravillosas vistas que ofrece. El santuario, que lleva el mismo nombre, se ha convertido en el segundo destino de peregrinación más concurrido de Galicia. La leyenda cuenta que “a San Andrés de Teixido vai de morto quen non foi de vivo”, por lo que no son pocos los que no quieren esperar y no dudan en acercarse hasta allí. La visita merece mucho la pena.

San Andrés de Teixido

Nuestra siguiente parada es el Mirador de Miranda (Ortigueira), aunque una cosa es el programa que tenemos preparado y otra muy distinta la realidad. Después de recorrer con el coche estrechas carreteras, rodeadas de altos árboles, con tramos en los que apenas logramos ver el camino debido a la densa niebla que nos rodea, alcanzamos nuestro destino. Sin embargo, esa densa niebla que nos ha acompañado durante el trayecto estropea también las maravillosas vistas que, según cuentan, hay desde este mirador. Gajes del oficio… Aún así, el recorrido hacia el mirador nos da la oportunidad de disfrutar de animales que se alimentan en libertad en estos parajes, y tanto caballos como vacas salen a saludarnos a nuestro paso.

Camino del mirador de Miranda

Volvemos a subir al coche porque nos dirigimos ahora hacia uno de los considerados como “Mejor banco del mundo”, situado en la costa de Loiba (Ortigueira). Desde él se disfruta de unas impresionantes vistas de la costa situada entre cabo de Estaca de Bares y cabo Ortegal. He dicho “uno de los considerados” porque si buscamos en internet, comprobaremos que no son pocos los que poseen este título. Sea como fuere, no os arrepentiréis de acercaros hasta allí porque la naturaleza nos regala un paisaje impresionante.

20200729_130258

Por la tarde, tenemos previsto visitar la Playa de las Catedrales, pero antes decidimos comer en Ribadeo. Visita relámpago a esta población de Lugo, de casi 10.000 habitantes, capital de la Mariña Oriental y en el límite con el Principado de Asturias. En la zona del Club Náutico, recargamos pilas en el Náutico Bar & Tapas, un lugar agradable, con buena cocina basada en los productos típicos de la zona.

Ribadeo

A Ribadeo le debemos otra visita, eso está claro, pero ahora nos reclama la Playa de las Catedrales, uno de los sueños viajeros de quien escribe que por fin se ha hecho realidad. Y este lugar, desde luego, no defrauda. A la hora de visitarla, hay que tener en cuenta varias cosas, que intentaré resumir en pocas líneas:

Playa Catedrales 1

  • La visita debe realizarse cuando está la marea baja. En la web anterior, facilitan información de los horarios recomendados.
  • Hay varios aparcamientos cerca del acceso principal a la playa, por lo que es posible dejar el coche a solo unos metros.
  • Tanto la bajada a la playa como la subida están controladas. Debemos dirigirnos a Playa Catedrales 2las mesas donde llevan la organización y enseñar nuestra reserva.
  • Se realizan también visitas guiadas. Podemos unirnos a ellas una vez que bajemos a la playa.
  • Para visitar la Playa de las Catedrales, lo mejor es hacerlo con chanclas o unas sandalias de trekking, ropa cómoda y evitar los pantalones largos. Hay que tener en cuenta que la bajada a la playa se hace por unas escaleras y que el recorrido, junto a las rocas, lo hacemos sobre la arena, con la compañía de las olas del mar.

Playa Catedrales 4

La visita a este lugar es espectacular. Aquí podrías pasar horas y horas, el tiempo vuela mientras contemplas las esculturas que ha tallado el agua y te acercas a observar los animalitos que se resisten a abandonar las rocas cuando baja la marea. Sin duda, os sorprenderá la cantidad de percebes que encontraréis.

Playa Catedrales 6

Y contra nuestra propia voluntad, este viaje va llegando a su fin… La dichosa crisis sanitaria ha marcado su desarrollo. Máximo cuidado y respeto por las normas de higiene y prevención para mantener al virus alejado. Distancias de seguridad siempre bajo control y la mascarilla que no falte, el complemento que nos debe acompañar en todo momento. Quizás en alguna foto no aparezca porque, en ocasiones, si no había nadie cerca, la retirábamos, pero después, vuelta a su lugar. Es la nueva forma de hacer turismo que, entre todos, podemos y tenemos que seguir practicando. El regreso a casa sigue estando lleno de buenísimos recuerdos. Gracias, Galicia.

Playa Catedrales 5